Tratamientos antiarrugas

El envejecimiento no se puede detener, pero sí se puede paliar. Reducir arrugas rápidamente es posible, sin esperar a que años de aplicación de cremas den resultado. Con productos como el ácido hialurónico o la toxina botulínica se minimizan las arrugas faciales, objetivo que también se consigue en muchos casos con tecnología avanzada como LPG o la radiofrecuencia. Sin olvidar la lipoestructura facial -rellenos de grasa propia- o el Plasma Rico en Plaquetas (PRP), con factores de crecimiento. En CLÍNICAS NG te damos la solución que necesitas.

  • FICHA TÉCNICA
  • Tiempo quirúrgico:
  • Anestesia:
  • Hospitalización:
  • Recuperación:
  • Resultados:
Antes
Después
Antes
Después
Antes
Después

ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico aporta volumen en las zonas donde se inyecta y, por consiguiente, deja la piel más tensa. Se usa comúnmente para que desaparezcan arrugas y surcos, y para rellenar zonas hundidas de la piel. Este compuesto, además, impulsa la producción de colágeno, lo que multiplica el resultado rejuvenecedor. La piel absorbe la sustancia sin rechazarla, dado que esta clase de ácido se produce también en el interior de nuestro cuerpo de manera natural. Y los resultados son inmediatos.

Su permanencia media es de seis a 12 meses, en función del tipo de piel, el área tratada y el volumen de producto inyectado, junto a los cuidados posteriores -que pueden hacer que los efectos sean aún más duraderos-. La técnica que se emplea son suaves inyecciones intradérmicas. La vuelta a las ocupaciones normales es instantánea y no se requiere reposo.

Está muy indicado para corregir los surcos nasogenianos profundos y la denominada «sonrisa de marioneta», así como las arrugas verticales sobre los labios o “código de barras”. Las infiltraciones de ácido hialurónico tienen, además, la posibilidad de sumarse a otros tratamientos para lograr un resultado más completo, como la mesoterapia (vitaminas), la toxina botulínica (Botox) o la radiofrecuencia (que el colágeno). El efecto que se consigue es un rejuvenecimiento de la expresión facial.

TOXINA BOTULÍNICA (BOTOX)

En la actualidad la toxina botulínica se comercializa en Europa bajo nombres como BOTOX®, VISTABEL®, AZZALURE® o BOCOUTURE®. Su función es paralizar temporalmente la musculatura facial, y aplicándola en pequeñas dosis es idónea para eliminar arrugas de movimiento en el rostro. A diferencia del ácido hialurónico, el botox no da resultados inmediatos, sino que sus efectos se hacen visibles una vez pasados entre dos y 10 días. Pero duran entre seis meses y un año, y la vuelta a la rutina habitual es instantánea, sin que haya que hacer reposo.

Resumiendo, los efectos de la toxina botulínica son:

  • Rejuvenecimiento facial
  • Tratamiento de arrugas de expresión
  • Líneas del entrecejo y de la frente
  • Líneas perioculares o “patas de gallo”
  • Bandas platismales (bandas del cuello)
  • Tratamiento de la hiperhidrosis (sudoración excesiva)

Las infiltraciones de botox además pueden combinarse con otro tipo de tratamientos antiarrugas para optimizar los resultados.

MESOTERAPIA FACIAL 

Las pequeñas arrugas también responden a la mesoterapia, un procedimiento que aporta vitaminas y minerales por medio de microinyecciones. Generalmente es necesario un programa de entre 5 y 10 aplicaciones. Y una vez acabadas las sesiones, los resultados tiene una duración de entre seis meses y un año, dependiendo del caso.

PLASMA RICO EN PLAQUETAS – PRP (FACTORES DE CRECIMIENTO)

Con la aplicación del plasma rico en plaquetas (PRP) se aceleran los procesos de regeneración en la piel y los tejidos internos, por medio de los factores de crecimiento de las plaquetas. El PRP se obtiene a través de la extracción de la sangre, tras lo que se dividen las células por medio de la centrifugación. Y seguidamente se procede a su inyección subcutánea.

Este tratamiento no necesita de ingreso hospitalario dado que se practica de manera ambulatoria. Gracias a que es una sustancia propia y natural, no tiene ningún riesgo de infecciones, reacciones alérgicas o contraindicaciones.

Los beneficios para la piel del plasma rico en plaquetas son el incremento de su espesor y flexibilidad, a la vez que se estimula la formación de nuevo colágeno natural y se restaura la capacidad de reparación. Se pueden reducir las arrugas y el descolgamiento del contorno de los ojos, mejillas, cuello y también de las líneas de la mandíbula y en el escote. Y, paralelamente, se previenen los futuros signos de envejecimiento.

LIPOESTRUCTURA FACIAL

Para corregir arrugas y surcos más pronunciados se pueden usar injertos de grasa propia purificada, técnica conocida en inglés como “lipofilling”. La lipoestructura consiste en aplicar rellenos con el propio tejido graso del paciente, previamente purificado. Puede ser realizada ambulatoriamente con anestesia local, y no existen cicatrices perceptibles.

La grasa se centrifuga y procesa para purificarla, y gracias a este procedimiento el tejido graso se separa del suero y del aceite, aislándose la célula grasa que se infiltrará en la zona facial. Como hablamos de un implante autólogo (propio), es un tratamiento con muy pocas contraindicaciones y grandes ventajas.

Con la lipoestructura facial o lipofilling se pueden tratar distintas zonas del rostro (alrededor de los ojos o de la boca, pómulos, mentón, labios, etc.), esculpiendo, dando volumen, rellenando áreas hundidas y minimizando arrugas.

RADIOFRECUENCIA THERMAFINE

La radiofrecuencia combate la flacidez y el envejecimiento, sin molestias y con muy buenos resultados. Se realiza a través de un calentamiento gradual, que estimula los fibroblastos -células cutáneas- para que se genere un nuevo colágeno natural y se reduzca la flacidez. Esta aparatología es, además, indolora. Únicamente se experimenta una suave sensación de calor.

Con el sistema de Radiofrecuencia Thermafine se reafirma la piel y se reducen:

  • Arrugas en la frente
  • Bolsas de los ojos 
  • Envejecimiento en cuello y escote
  • Arrugas en labios
  • Cejas y párpados caídos
  • Pómulos descolgados

Es una terapia gradual, por lo que la reducción de las arrugas se aprecia progresivamente con las distintas sesiones. La radiofrecuencia, en definitiva, redefine el rostro, levanta los pómulos y las cejas, disminuye la “papada” y mejora el contorno de ojos.

CARBOXITERAPIA

La carboxiterapia es un tratamiento basado en aplicar CO2 (dióxido de carbono) con objetivos estéticos. Esta técnica favorece la microcirculación sanguínea y linfática, y la producción y reorganización de las fibras de colágeno y elastina. Estas mejoran el tono, la turgencia y la flexibilidad de los tejidos.

Es un procedimiento que reduce las líneas de expresión y las arrugas de la cara, cuello, escote… Gradualmente y de manera natural. Como resultado se obtiene una piel de apariencia más joven y luminosa.

LPG

El tratamiento LPG busca potenciar la belleza natural. Con este proceso, la tez consigue luminosidad y se rejuvenece. Estimulando la piel, se suavizan las arrugas ocasionadas por la edad, recuperando su tersura y juventud a través de la producción de colágeno y elastina.

 

CONSÚLTANOS Pídenos una cita y estaremos encantados de atenderte.

    PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE TRATAMIENTO DE LAS ARRUGAS FACIALES

    ¿TODAS LAS MARCAS Y TIPOS DE ÁCIDO HIALURÓNICO SON IGUALES?

    No. Por eso en CLÍNICAS NG solo contamos con las mejores y más novedosas clases de ácido hialurónico.

    ¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE EL ÁCIDO HIALURÓNICO Y EL BÓTOX?

    Con el ácido hialurónico se rellenan arrugas profundas y surcos en la piel, mientras que el bótox o toxina botulínica se emplea en las arrugas de expresión relajando los músculos que las provocan. Paralelamente, los efectos de las infiltraciones de ácido hialurónico son inmediatos, mientras que con el bótox se van notando progresivamente.