Hilos tensores

Los hilos tensores que se utilizan en medicina estética son hilos muy finos con los que se puede rejuvenecer la cara. Su principal utilidad es la reducción y eliminación de arrugas, así como la flacidez de la piel que se va descolgando con la edad (también del cuello). Pero, a su vez, se pueden utilizar para estilizar y marcar los rasgos faciales, elevando la zona de las mejillas y de las cejas.

  • FICHA TÉCNICA
  • Tiempo quirúrgico:
  • Anestesia:
  • Hospitalización:
  • Recuperación:
  • Resultados:

El tratamiento con hilos tensores es como un lifting sin cirugía, ya que aporta muy buenos resultados sin pasar por quirófano. La finalidad es solucionar el exceso de arrugas y el descolgamiento facial, provocados por la edad y la exposición al sol, entre otros factores.

En la sesión con tu médico estético, los hilos tensores se introducen en los puntos exactos donde se desea corregir la flacidez, de forma estratégica. Y este proceso de rejuvenecimiento comienza cuando, tras la colocación de los hilos, estos se reabsorben -generándose una «fibrosis»- y se aumenta así la producción de colágeno. Aunque, por supuesto, también tiene mucho que ver la propia acción de estiramiento que realizan. Esta doble acción es posible gracias a los llamados ‘hilos coreanos’, una versión nueva de los antiguos hilos pero que ya lleva años en el mercado.

hilos tensores

COMPOSICIÓN DE LOS HILOS

Los hilos tensores suelen ser, sobre todo, de uno de estos dos materiales: Polidioxanona (PDO) o Ácido poli-L-láctico (PLLA). Pero en cualquiera de ambas opciones, los efectos son muy similares. Lo esencial es que estamos ante componentes 100% reabsorbibles y biocompatibles. No generan, por tanto, efectos secundarios.

CANTIDAD Y DURACIÓN

Una sesión de hilos tensores dura aproximadamente una hora, en la que se acaban introduciendo, por lo general, un total de seis u ocho hilos. Aunque si el paciente necesita más, el médico puede aumentar esta cantidad. En definitiva, el número de hilos utilizados va en función de las características y necesidades de cada persona.

Y no se efectúan incisiones, sino que el material se aloja bajo la piel mediante una pequeña punción. No obstante, el especialista puede aplicar anestesia tópica para evitar molestias. Y si aparecen ligeros síntomas posteriores, estos desaparecerán en un plazo de entre 48 y 72 horas.

RESULTADOS DEL TRATAMIENTO

Tras la introducción de los hilos, se logra una piel más firme y elástica gracias al tensado cutáneo. Una expresión facial renovada y, por supuesto, más joven. Por eso a veces esta técnica toma el nombre de hilos mágicos. Aunque debes recordar que no hay magia alguna, sino que se recupera el óvalo facial y la juventud en la medida de lo posible.

Al no ser un procedimiento quirúrgico, los efectos no son permanentes, pero sí tienen una larga duración: entre 12 y 18 meses, aproximadamente.

UNA AYUDA PARA TU PIEL

En otras palabras, los hilos tensores actúan como un soporte bajo la piel al levantar los tejidos internos que se han ido ablandando y, en consecuencia, provocando la flacidez y las arrugas que se ven externamente. n manos de un profesional con experiencia en este tipo de tratamientos, se obtienen resultados muy satisfactorios.

 

CONSÚLTANOS Pídenos una cita y estaremos encantados de atenderte.

    PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE HILOS TENSORES

    ¿CUÁNDO PODRÉ RETOMAR MIS ACTIVIDADES HABITUALES?

    De forma inmediata, el tratamiento con hilos tensores no precisa de postoperatorio. Pero has de tener un especial cuidado los siguientes días, no gesticulando de forma "exagerada" ni masajeándote la cara con fuerza, y evitando posibles golpes en el rostro.

    ¿LOS HILOS SIRVEN TAMBIÉN PARA REDUCIR LOS SURCOS NASOGENIANOS?

    Efectivamente. Si tu problema es que tienes surcos en la llamada arruga de la sonrisa, los hilos tensores también te pueden ayudar. Tu médico estético valorará si, en tu caso, es más adecuada esta técnica que el relleno con ácido hialurónico.

    ¿CUANTAS SESIONES SON NECESARIAS?

    Normalmente el tratamiento se realiza en cuatro sesiones, siendo la primera en la que se colocan los hilos y las siguientes solamente revisiones periódicas (la última a los seis meses). Pero si con el tiempo notas que los efectos se relajan, podrás comenzar otro tratamiento cuando te lo indique el especialista.

    ¿DÓNDE PUEDO PONERME HILOS TENSORES?

    Principalmente en rostro, cuello y escote. Pero si deseas una aplicación corporal, no dudes en preguntar al experto que te trata, porque en los últimos años ha proliferado la implantación de hilos en otras áreas del cuerpo.