El ácido hialurónico: la clave para el rejuvenecimiento facial

Clínicas NG te informa sobre las propiedades y beneficios del ácido hialurónico, uno de los tratamientos estéticos antiarrugas más eficaces para rejuvenecer tu piel.

El ácido hialurónico es una de las sustancias con más éxito en cosmética y medicina estética para el cuidado y rejuvenecimiento facial. Antes de hablaros de sus propiedades y beneficios, vamos a explicar qué es y en qué consiste su tratamiento.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia natural que se encuentra en nuestra piel, cuya capacidad es la de atraer y retener agua. Gracias a este tratamiento, nuestra piel luce hidratada, se rellenan las arrugas de expresión y la piel, visualmente, logra un aspecto más saludable. Y se puede aumentar, también, el volumen de los labios.

Nuestro cuerpo genera esta sustancia de forma natural, pero a partir de cierta edad, normalmente entre los 35-40 años, la capacidad de producción de ácido hialurónico disminuye. Como consecuencia de ello se pierde volumen bajo la piel, y con ello aparecen los primeros signos de envejecimiento, tales como líneas de expresión muy marcadas, surcos nasogenianos en la “arruga de la sonrisa” o pérdida de elasticidad en la piel, entre otros.

Para combatirlos, Clínicas NG ofrece varios tratamientos estéticos antiarrugas entre los cuales se encuentran las infiltraciones de ácido hialurónico.

Tipos de ácido hialurónico

Existen dos tipos de ácido hialurónico: los reticulados y los no reticulados. La diferencia radica principalmente en su composición molecular.

  • El ácido hialurónico reticulado tiene las moléculas más unidas y en consecuencia, más densas, lo que se traduce en resultados más duraderos y en un mayor volumen de la piel. Esta clase de ácido es el que se utiliza para las infiltraciones de ácido hialurónico.
  • El ácido hialurónico no reticulado tiene unos efectos más sutiles, pero resulta perfecto para mantener una rutina diaria. Esta segunda modalidad de ácido hialurónico lo solemos encontrar, en pequeñas cantidades, en productos de cosmética tales como cremas o sérums.

En este sentido, en Clínicas NG contamos con la experiencia y los profesionales necesarios para asesorarte. Estudiaremos la zona a tratar, tu tipo de piel y el resultado que estés buscando. Puede ser que necesites un retoque superficial, o uno más profundo, por ejemplo para rellenar los denominados surcos nasogenianos que comentábamos más arriba.

Sérum ácido hialurónico para rejuvenecer

Propiedades y beneficios del ácido hialurónico

El ácido hialurónico aporta una hidratación extra a nuestra piel dado que tiene la capacidad de retener grandes cantidades de agua, como si de una esponja se tratase.

Esta hidratación contribuye a que nuestra piel luzca más luminosa y, a la vez, se rellenan las arrugas. De este modo, el envejecimiento y la pérdida de firmeza de la piel se pueden ir corrigiendo y solucionando a medida que pasan los años si periódicamente nos realizamos este tratamiento.

Los principales beneficios del ácido hialurónico son:

  • Retiene el agua en la capa externa de la piel, hidratando de forma natural.
  • Facilita la regeneración celular.
  • Rellena las arrugas.
  • Funciona como antioxidante.

¿Cuáles son las funciones antienvejecimiento del ácido hialurónico?

En medicina estética, el tratamiento con ácido hialurónico se aplica para mejorar el aspecto de la piel y como medida antienvejecimiento. Su función es activar las células de la piel para conseguir una mejor textura, elasticidad, hidratación e iluminación. Y, por supuesto, minimizar las arrugas y surcos.

El ácido hialurónico se puede aplicar en varias zonas de la cara. Permite rellenar arrugas en zonas como los surcos nasogenianos o “el código de barras” (piel arrugada sobre el labio superior). Así como, aumentar el volumen, tanto de labios como de los pómulos, favoreciendo la elasticidad de la piel.

¿Qué medidas antienvejecimiento existen según la edad?

Las necesidades que puede presentar nuestra piel varían según la edad, los genes o nuestro estilo de vida.

A partir de los 30 años

Los primeros signos de la edad suele aparecer a partir de los 30 años. Empiezan aparecer las primeras marcas de algunas líneas de expresión o incipientes arrugas.

Para combatirlos, en Clínicas NG recomendamos tratamientos estéticos antiarrugas para rellenar esos primeras signos de envejecimento y así rejuvenecer nuestra piel.

Entre los 40-50 años

A partir de los 40, hemos de combatir también la flacidez y la pérdida de volumen de nuestra piel, que puede provocar que se desdibujen los contornos faciales.

Y una vez llegamos a los 50, nos encontramos ante una mayor pérdida de elasticidad, que puede derivar en piel descolgada, y una mayor profundidad de las arrugas.

Para paliar estos efectos del envejecimiento, se recomienda aplicar una crema facial de día que contenga ácido hialurónico ym antes de ir a dormir, añadir a la rutina de limpieza facial una crema de noche. De esta forma, garantizamos la hidratación de nuestra piel y ayudamos a mantener a raya las arrugas.

No obstante, sea cual sea tu edad, no olvides proteger tu piel de los efectos nocivos del sol y la contaminación, ya que debilitan la superficie de la piel y ocasionan un envejecimiento prematuro. En este sentido, desde Clínicas NG te aconsejamos utilizar cremas protectoras con filtro solar elevado, así como cuidar tu piel a diario evitando el uso de componentes que pueden resultar agresivos para tu piel.

Ácido hialurónico propiedad aumento labios

¿Ácido hialurónico o bótox?

El tratamiento en cuestión no se debe confundir con el bótox. Son técnicas totalmente diferentes a pesar de que compartan el mismo objetivo: eliminar las arrugas.

El bótox se suele inyectar en la zona superior de la cara y con él paralizamos temporalmente el músculo, evitando que se formen arrugas por movimiento. El ácido hialurónico, en cambio, rellena las arrugas o surcos y aporta volumen a los labios y pómulos.

El efecto de ambos es temporal, pero no coinciden en durabilidad. La aplicación de bótox dura entre cuatro y seis meses, y las inyecciones de ácido hialurónico, dependiendo de cada paciente, tienen una duración de entre 6 y 18 meses.

Los resultados del tratamiento de bótox se aprecian pasados entre tres y 10 días. En cambio, los resultados del tratamiento de ácido hialurónico son inmediatos. No obstante, estos se aprecian mejor al cabo de dos semanas.

Sea cual sea el tratamiento estético antiarrugas que elijas, ponte en mano de los mejores profesionales y especialistas en este tipo de tratamientos. En Clínicas NG contamos con ellos y te ofrecemos información sin compromiso sobre las mejores técnicas y cuidados para lucir una piel radiante.