fbpx

¿Se puede deformar la nariz después de una rinoplastia?

No es nada habitual que pase, pero tras una rinoplastia se puede llegar a desarrollar una fibrosis cuando la cicatrización no evoluciona correctamente. En ese caso, se puede «deformar» la nariz después de una rinoplastia con la aparición de pequeñas protuberancias. Pero si se toman las medidas oportunas, este proceso se puede prevenir fácilmente.

No obstante, en muchas ocasiones lo que realmente sucede es que el paciente se ve la nariz torcida después de una rinoplastia a causa de la inflamación, algo completamente normal y que va desapareciendo con el paso de los días.

Pero volviendo a las irregularidades que no son un efecto propio de la operación, existen otras causas por las que se puede deformar la nariz después de una rinoplastia, que te explicamos en este artículo. Sin embargo, la mayoría ellas responden a motivos externos a la intervención.

La fibrosis tras una rinoplastia

Una cicatriz o tejido cicatricial se forma cuando la piel va recuperándose tras una lesión o una cirugía. Es un procedimiento natural de nuestro organismo, pero en un pequeño número de personas se genera más tejido fibroso de lo normal, pese ser algo muy inusual. Y, sobre todo, podría suceder si la piel del paciente es muy gruesa. O si tiene tendencia natural a cicatrizar de forma inadecuada, por ejemplo por ser fumador. En estos casos, para prevenir este fenómeno los especialistas nos solemos centrar menos en la reducción del tamaño y más en la mejora de la forma.

Además, otros factores pueden favorecer la aparición de esta fibrosis, como fumar, beber o no seguir las indicaciones postoperatorias. Por ello, es esencial que respetes los consejos de tu médico tras la operación.

Solo en muy contadas ocasiones se precisa de una segunda rinoplastia por la presencia de fibrosis, es decir, solo si está muy desarrollada. Para solventar esta situación, se aplicará una técnica correctiva que elimine el tejido cicatricial, pero sin que afecte a las estructuras de la nariz.

¿Deformación o solo inflamación?

Como avanzábamos antes, tras una intervención para remodelar la nariz es muy común tener la nariz hinchada. La inflamación es una respuesta normal del cuerpo, y parte del camino a la curación. A eso se suma la percepción propia, el vernos «raros» una vez realizada la labor del cirujano. Sin embargo, la inflamación baja muy pronto, y la nueva se asienta en su posición definitiva.

Se trata, en cualquier caso, de un síntoma temporal, como lo son los moretones, la sensibilidad o dolor leve, y la posible congestión nasal. Todos ellos también pueden paliarse más rápido si mantienes la cabeza elevada al dormir, no fumas ni bebes y evitas actividades físicas intensas.

inflamacion nariz tras rinoplastia

Otras causas de una nariz torcida después de una rinoplastia

A continuación, te exponemos una serie de circunstancias que pueden dar lugar a que te preguntes si se puede deformar la nariz después de una rinoplastia. Como verás, con la prevención y los cuidados apropiados podrás eludir este problema.

  • Un golpe en la nariz: si se ejerce fuerza sobre los huesos nasales durante el postoperatorio, la nariz podría desplazarse o desviarse.
  • Pasar por alto las recomendaciones postoperatorias: si no sigues las instrucciones del especialista, la recuperación de tu rinoplastia puede no finalizar adecuadamente. ¡No faltes a las visitas de seguimiento ni olvides las pautas de cura en casa!
  • Tener prisa: como señalábamos en apartados anteriores, es necesario que tengas paciencia (unos seis meses en total) antes de ver los resultados definitivos de la acción quirúrgica. No saques conclusiones demasiado pronto y deja que tu corrección evolucione.
  • Otras razones muy poco frecuentes: un callo óseo con demasiado volumen o cicatrices internas que se contraen exageradamente.

Cirugía secundaria en casos poco satisfactorios para el paciente

Si no te identificas con nada de lo que hemos explicado hasta ahora y ya han pasado entre 12 y 18 meses desde que entraste al quirófano, puede que no hayas experimentado una cirugía exitosa, bien porque no hayas conseguido el resultado deseado al 100% -recuerda que no siempre es posible, ya que nuestro cuerpo no es una máquina perfecta-, o bien porque el profesional que te ha tratado no ha acertado del todo. De cualquier modo, consulta primero con tu cirujano las posibles soluciones, y solo en casos extremos te aconsejamos que acudas a otro para que valore una segunda intervención.

Por último, se ha de señalar que podemos encontrarnos con reconstrucciones singularmente complejas y que necesitan abordajes muy laboriosos, que pueden conllevar diversas cirugías. Este aspecto pertenece al criterio médico y no se puede relacionar con complicaciones.