Reconstrucción mamaria

La reconstrucción de mamas es una intervención quirúrgica que logra devolver a una mujer la fisonomía original de sus senos en la medida de lo posible, tras haber sufrido un cáncer (mastectomía), un accidente o una lesión que ha conllevado un daño severo en uno o los dos pechos. Además, por medio de esta clase de operación, es posible corregir resultados fallidos de cirugías anteriores.

  • FICHA TÉCNICA
  • Tiempo quirúrgico: 2-5 horas
  • Anestesia: General
  • Hospitalización: 2-3 noches
  • Recuperación: 2 semanas
  • Resultados: 90 días

En un alto porcentaje, en las operaciones de cirugía plástica las causas psicológicas están muy presentes, pero en el caso de la reconstrucción de mamas, si cabe, todavía más. El hecho de perder un seno puede conllevar a desarrollar trastornos de autovaloración, como una gran pérdida de autoestima.

Reconstrucción mamaria cáncer

LA PRIMERA VISITA A TU CIRUJANO PLÁSTICO

Si tuviste cáncer o sufriste un incidente grave, expón a tu cirujano cuáles son tus expectativas tras la cirugía. Pero recuerda que tu salud es lo primero, y que hay que ser realistas ante los posibles resultados. Tras la visita o visitas, vas a tener bastante información para determinar si el profesional que te ha examinado te da la confianza suficiente para seguir con el procedimiento de reconstrucción mamaria.

LA ELECCIÓN DE LA TÉCNICA

A la hora de elegir el tipo de reconstrucción de mamas, hay dos posibilidades: instantánea o diferida. La primera de ellas reside en hacer la remodelación en el mismo momento en el que se extrae el tumor. Pero esto solo puede hacerse cuando se hayan finalizado los tratamientos químicos o radiológicos. En el quirófano, se coordinan dos equipos doctores (cirujanos plásticos y oncólogos), y la paciente va a evitar el mal trago de quedarse sin uno de sus pechos durante un extenso periodo de tiempo, ya que al abandonar el quirófano tendrá implantada su nueva mama.

Con respecto al segundo tipo de reconstrucción mamaria -la diferida- se practica cuando la mujer ha finalizado los tratamientos (quimioterapia, radioterapia…) y no pudo someterse antes a una reconstrucción de pecho por causas médicas. En estas situaciones, la piel sin glándula mamaria habrá quedado “pegada” al tórax y hay que usar un expansor tisular. De esta forma se crea poco a poco un espacio para que sea viable introducir un implante de pecho con el objetivo de reconstruir la mama. Dicho desarrollo con expansor dura seis meses.

EL PREOPERATORIO

Comienzan los pasos necesarios para seguir con tu operación con todas las garantías. Llegados a este momento, es imprescindible realizar un análisis de sangre, una mamografía del pecho ileso (si te realizaron una mastectomía en el otro), una radiografía de tórax y un electrocardiograma. Si eres fumadora, es muy aconsejable que dejes de fumar, ya que el tabaco es muy perjudicial y va a debilitar la regeneración y cicatrización de los tejidos.

EL DÍA DE LA OPERACIÓN DE PECHO

Intenta reposar todo lo que puedas la noche anterior, aunque es habitual que te encuentres un poco nerviosa. El día de la intervención, en el centro te proporcionarán ropa interior esterilizada y el cirujano trazará en tu cuerpo unos trazos que serán las guías para su trabajo. Más adelante, se cubrirá la región a operar con una loción para desinfectar. Ya en quirófano, los preliminares empiezan con la anestesia. Y, al despertar de la operación de reconstrucción de pecho, vas a llevar puesto un brassier o sostén postquirúrgico.

EL POSTOPERATORIO

Tras la intervención de reconstrucción mamaria quedarás ingresada en el hospital, debido a que por el momento todo es muy reciente. Pero tendrás la posibilidad de estar acompañada de un familiar o amigo. Pero pasadas las siguientes 48 horas ya podrás volver a casa. Después, cuando pasen dos semanas, empezarás a sentirte muy recuperada, y al mes de la intervención ya te vas a sentir con ganas de volver a tus ocupaciones.

LA VUELTA A LA RUTINA TRAS UNA RECONSTRUCCIÓN MAMARIA

Recupera tu actividad de a poco. Cada persona necesita un tiempo diferente para su cicatrización. Con el tiempo comprobarás que todos los días te sientes mejor, y la prótesis del pecho operado se irá adaptando a tu cuerpo en los siguientes meses hasta que tu rehabilitación sea completa. Aun así debes evitar los golpes y las maniobras bruscas, debido a que el nuevo seno va a necesitar los mismos cuidados que un pecho natural.

CONSÚLTANOS Pídenos una cita y estaremos encantados de atenderte.

    PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE RECONSTRUCCIÓN DE MAMAS

    ¿LA MAMA INTERVENIDA TENDRÁ EL MISMO ASPECTO QUE LA OTRA?

    Los resultados de la reconstrucción de pecho suelen ser muy gratificantes, aunque lo normal es que no sean totalmente iguales y que notes el pecho operado más firme y con una forma más redonda. Sin embargo, tu cirujano puede remodelar (incluso colocando un implante) la mama sana si es preciso, con el fin de restablecer la simetría lo máximo posible.

    ¿CÓMO DEBO DORMIR TRAS LA CIRUGÍA?

    Los primeros 10 o 12 días después de la operación deberás dormir boca arriba. Recuerda que es importante ser paciente y esperar a dejar de notar molestias antes de tumbarte de lado o boca abajo.